El lavado de Raices.

 

 

Muchas veces hemos escuchado del lavado de raíces, pero qué significa esto realmente?, cuál es la gracia de tan mencionado tip de cultivo?, bueno ahora vinimos a discutir este tema que es un punto crucial dentro de nuestro cultivo.

 

 

 

Cada vez que fertilizamos nuestro medio de cultivo los nutrientes son absorbidos por las raíces, este proceso toma un tiempo determinado que va relacionado con el tipo de nutrientes que utilizamos para mejorar nuestras condiciones de cultivo. Tenemos fertilizantes orgánicos y los fertilizantes minerales. Los fertilizantes orgánicos tienen la capacidad de ser absorbidos de una manera mas lenta por la planta debido a que esta debe procesar cada uno de los nutrientes hasta absorberlos. Los fertilizantes minerales tienen la capacidad de entregar estos nutrientes en forma directa y rápida. Estas dos características las analizaremos en otro post, para en fin evaluar cuáles son las mejores opciones para nuestro cultivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El tipo de fertilizante influye directamente en el producto final que deseamos obtener, generalmente la idea es cosechar un producto de buena calidad, limpio, con buen gusto y gran calidad, con todas sus cualidades organolépitcas que nos ha ofrecido nuestro banco de semillas. 

 

 

 

Uno de los pasos más importantes para lograr este objetivo es realizar un buen lavado de raíces o un detox al medio de cultivo, es decir una desintoxicación del sustrato. Esto se realiza porque es importante limpiar todos los excesos acumulados durante toda la floración, con este procedimiento eliminamos todos los excesos de sales que se hayan acumulado, 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este proceso consiste simplemente en regar en abundancia nuestras plantas, esto sirve en definitiva para limpiar los excesos de fertilizantes y nutrientes presentes en nuestro medio de cultivo. Para hacer esto es necesario regar nuestra planta con 3 veces la capacidad de la maceta, es decir si tenemos una maceta de 7 litros regaremos entonces con 21 litros de agua. Esta agua debe estar equilibrada idealmente con una EC entre 100 y 500 milisiemes por segundo ms/s. y un Ph ajustado a 6,2. Esto nos garantizara que nuestros frutos lograran su máximo rendimiento y sabor, el segundo lavado de raíces que deberá realizarse tras 7 días después del primer lavado de raíces. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es probable que dentro de esta etapa la planta no absorba la cantidad de agua que solíamos apreciar desde la quinta semana de floración, así que recomendamos paciencia antes de todo. Es importante siempre preocuparse de la temperatura de la maceta, del sustrato y las raíces, la humedad relativa que esta presente dentro del armario lo que es de gran importancia a la hora de tomar en cuenta los resultados, una temperatura entre 20º y 24º nos  garantizara el ambiente necesario para que se produzca una buena relación entre absorción de nutrientes y la vida orgánica que puedan procesar las raíces.

 

 

 

Hace un tiempo ya han llegado al mercado un producto especial para realizar esta función, se trata de un fertilizante llamado flush o detox que cumplen la función de eliminar todos los excesos de sales que están presente en el sustrato. Estos han facilitado bastante la labor del lavado de raíces. Estos productos vienen con un plus especial ya que vienen adicionados con sabores, lo que permite agregar un toque mas de dulzor a aquellos cultivos en que los fertilizantes son bastante fuertes o son de la linea mineral de tu marca favorita. También existen aquellos que vienen sin sabor o neutros, estos no incluyen ningún tipo de saborizante, esto para los más puristas con el tema de los sabores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos nuevos productos están diseñados para agregarlos directamente al agua de riego en las ultimas semanas de floración, siempre se recomiendan dos semanas antes del corte, esto es vital, ya que no hemos tenido jamas buenas experiencias sustituyendo este proceso por el de seguir abonando hasta el final de la floración nuestras plantas. Este tipo de fertilizante se agrega tal cual como un abono normal, es decir si a nuestra maceta le agregamos 1 litro de agua por riego, entonces le agregamos 1 litro de agua con este fertilizante según las indicaciones del fabricante, entonces con este proceso nos liberamos de tener que lavar las raíces con cantidades ingentes cantidades de agua. Eso si deberemos ir intercalando los últimos riegos con una dosis de flush y el próximo con agua normal y así hasta el día del corte, el cual debería tener el sustrato completamente seco, así podremos causar un stress hídrico al final de la flora, posibilitando que con este pequeño tip los tricomas exploten cantidad y potencia.

 

 

El objetivo final de este trabajo es lograr que nuestros frutos muestren sus mejores características, tanto de sabor, aroma, combustión,niveles de THC, etc. que nos entrega la variedad escogida. Si bien es un trabajo arduo ya que debemos regar con bastante agua, deberemos dedicarle la mejores de nuestras virtudes, la paciencia, la que nos ayudara a realizar esta labor de la mejor manera.